miércoles, 12 de diciembre de 2012

No parece gran cosa

... Pero ha materializado sueños.








Ha sido escuela de sufrimiento y templadora de carácter... El cansancio acumulado  en su manillar así lo atestiguaba.


Y sin embargo aquel que la sufría la mimó y cuidó todos estos años.






Y ahora le toca descansar.


Ser admirada...
 y dejar por fin el polvo del camino

3 comentarios:

jofegaber dijo...

Preciosa... realmente preciosa...

Enhorabuena!!!

Antonio Molinos dijo...

muy bonita, bien conservada, hala a pasear...

J.P.M dijo...

Muy preciosa, de que modelo de Orbea se trata?