viernes, 22 de julio de 2011

Mamma mia!

Por fin llegaron! Tengo que reconocer que, a medida que me meto en el mundillo de la bicicleta de carretera, más voy apreciando la marca Campagnolo. Nada queda al azar, empezando por el logo.





























Por mas que le doy vueltas no puedo entender como  un joven ciclista llamado Tulio Campagnolo empezára el solo a fabricar piezas en la trastienda de la ferreteria familiar... Definitivamente hace falta o mucho talento, o mucho tiempo libre. Seguramente ambos.
Se dice que Tulio, el 11 de Noviembre de 1927, había acabado el descenso del Croce D’Aune y debía invertir su rueda trasera para poder usar al piñón grande (Antes se hacia así). El frio y el hielo le impedían llevar a cabo tal acción, y cuentan que iba murmurando: "Tengo que cambiar algo aquí detrás". Al cabo de tres años patentaba el sistema de cierre rápido.
 Son los componentes Campagnolo de antes bonitos esteticamente porque son antiguos? Acaso nosotros vemos hermoso lo que en su tiempo se veía moderno e innovador, como pueda ser el carbono en estos momentos? Serán las MB de los ochenta perseguidas como objeto del deseo (como puede ser ahora una bicicleta de varillas o una Zeus o Bianchi de carretera de los 50)? Seguramente. Aunque cueste de creer...

Y ya que estamos con frenos de carretera, comentaros que al fin he podido encontrar gomas apoyamanos originales Weinmann (Todavía selladas) y tambien universales. En la foto podéis ver como le sientan estas últimas a las manteas de freno Zeus...
Son las del agujerito arriba, llamadas "Non-Aero" (Ya que pierden la aerodinámica al salir el cable de freno por arriba).







Encontrareis todos estos recambios navegando por Frenos y puños y Varios.

1 comentario:

Marcos dijo...

Hola. Hace algún tiempo creo que contacté contigo para que me orientaras un poco sobre la restauración de una bicicleta antigua que compré.

Creo que mis dotes como restaurador de bicicletas son nefastas.

Te invito a que visites mi blog. Allí serás bienvenido.

Un saludo.